Tortilla Española. Tortilla de Patatas

HISTORIA

Se tiene documentado que la tortilla de huevos ya se cocinaba en el año 1519. Tras la conquista de América se importó a España y Europa la patata. El primer documento en el que aparece la tortilla de patatas era de Navarra, del año 1817:

«…dos o tres huevos en tortilla para cinco o seis, porque nuestras mujeres la saben hacer grande y gorda con pocos huevos mezclando patatas, atapurres de pan u otra cosa…»

Una leyenda afirmaba, que durante el sitio de Bilbao, se inventó la tortilla de patatas como plato sencillo, rápido y nutritivo con el que saciar las penurias del ejército carlista.

El libro La patata en España: historia y agroecología del tubérculo andino, escrito por el científico Javier López Linaje, del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, confirma que la primera referencia documentada de la tortilla de patatas aparece en la localidad extremeña de Villanueva de la Serena (Badajoz), durante el siglo XVIII. El citado libro contiene datos concretos que hablan de la tortilla de patatas en esta localidad unos veinte años antes de las primeras menciones en la leyenda tradicional. En concreto, López Linaje señala que el firmante de la comunicación que así lo prueba, Joseph de Tena Godoy y Malfeyto, la dató exactamente en la comarca de La Serena, el 27 de febrero de 1798. La publicación se hizo en el Semanario de Agricultura y Artes Dirigido a los Párrocos.

 

Tortilla de patatas casera


En Villanueva de la Serena desde hace mucho tiempo la tortilla de patatas está presente en sus tradiciones culinarias. En el tradicional Día de la Jira, el Lunes de Pascua, la tortilla de patatas es protagonista para disfrutar de este día de campo. Además desde el año 2013, basado en el descubrimiento del origen villanovense de la tortilla de patatas, se celebra la Feria de la Tortilla en Villanueva de la Serena.

LA MANERA DE COCINARLA

Hay tantas tortillas como cocineros, mi aceite para freír las patatas suele ser de girasol, ya que así puedo subir más fuerte el fuego para el toque final que le da ese crujir que me gusta, sin quemar el aceite, y además pudiendo reutilizarlo para preparaciones posteriores.

Suelo usar huevos tamaño L. Dos huevos por cada patata mediana aunque lo hago bastante a ojo. A la hora de cuajar la mezcla de huevos batidos (con una pizca de sal), las patatas fritas (con otra cantidad de sal al gusto) y la cebolla frita, tras mezclar todo en un gran bol, caliento aceite de oliva vírgen extra hasta que empieza a humear, añado la mezcla y remuevo, bajo el fuego y tapo. Pasados unos minutos destapo y la volteo con un plato, la pongo de nuevo en la sartén por la parte cruda, subo el fuego unos segundos y vuelvo a bajarlo y a tapar la sartén. Pasados unos minutos destapo y presento en un plato.

Generalmente las acompaño de tomates maduros aromatizados con orégano o albahaca, aceite de oliva vírgen extra, o asadillo manchego.

AQUÍ UN SUGERENTE VIDEO

Vale más una imagen que mil palabras. Espero que os guste, y no olvidéis contestar a la pregunta…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s